Ahora me hicieron una pregunta muy interesante la cual inspiró este entrada. ¿Se practica “sparring” en Kenjutsu?FENCING_AT_AN_AGRICULTURAL_SCHOOL The Foundations of Japan Notes Made During Journeys Of 6000 Miles In The Rural Districts As A Basis For A Sounder Knowledge Of The Japanese People by JW Robertson Scott, pub. 1922

Primero, cuando hablo de sparring me refiero a la práctica libre en parejas donde ambos combatientes tratan de derrotar a su adversario aplicando técnicas de manera espontánea. Lo que me gustó de este tema es que toca varias áreas pertinentes al estudio del Kenjutsu clásico, así como del Kendo deportivo.

Primeramente, el empleo de sparring como herramienta de entrenamiento se encuentra en prácticamente todas las artes marciales y es sólo el método o la forma de ejecutar esta práctica lo que cambia de arte a otra, de escuela en escuela, y según la época. Enfocándonos al estudio del Kenjutsu clásico, históricamente comprobamos lo común que era este tipo práctica, muy peligrosa ya que seguido se usaban las mismas armas que llevarían a combate, e incluso con el empleo de réplicas de madera, las lesiones y accidentes eran frecuentes y en veces fatales.

Pasarían siglos hasta que eventualmente se fueran introduciendo armas más flexibles (de ahí el nombre del shinai, la espada de bambú empleada en Kendo) así como diferentes tipo de equipo protectores. Varias escuelas incluso modificarían el estilo y forma de ejecutar sus técnicas para adaptarse a estos nuevos instrumentos y forma de entrenamiento.

 576561_364615336922398_1679792836_nLa utilidad del sparring en el entrenamiento es evidente. Da a los estudiantes una oportunidad de aplicar sus conocimientos en un tiempo más realista, contra un oponente que ofrece más resistencia. Enseña a ser espontáneo y llevar a la práctica conceptos y estrategias. En el mundo del guerrero preparándose para la batalla real, estos atributos son vitales, en toda la extensión de la palabra.

El problema surge cuando el practicante de un arte marcial pensada en el combate real, ya no se prepara para tal, y cambia de enfoque su entrenamiento. Un fenómeno que sucede en todas las artes marciales es cuando los estudiantes convierten el sparring en el objeto de su entrenamiento. La competencia se vuelve el fin del arte marcial. En el mundo de hoy, donde nadie practica Kenjutsu o artes marciales clásicas para la guerra inminente, es difícil notar la diferencia entre entrenar para la guerra y entrenar para el siguiente torneo.

¿Y por qué es un problema esto? Porque invariablemente, al cambiar la mentalidad y el enfoque del entrenamiento, el estudiante se preparará para estas competencias las cuales tienen reglas necesarias para la práctica segura y civilizada. Un samurai preparándose para la guerra perjudicaría su entrenamiento si dependiera mucho del sparring como método de entrenamiento, limitando sus técnicas permitidas, blancos válidos, y acostumbándose al uso de un instrumento que se aleja de la sensación de usar su arma real. Si siempre entrenas con shinai, y constantemente limitas tu entrenamiento a practicar las mejores maneras de llegar al blanco de tu adversario para anotar el punto, desarrollarías vicios en la aplicación de la técnica con un shinken o incluso bokken. Hay una gran diferencia entre golpear y cortar.

Creo que la razón por la que muchos maestros de Kenjutsu en la actualidad ven con desprecio la práctica competitiva dentro de sus escuelas es precisamente porque no desean inculcar en los alumnos manías y costumbres que si bien son muy útiles en las competencias, alejan al alumno de la técnica real, los principios estratégicos de la escuela o su filosofía. Estos maestros limitan su enseñanza al estudio de Kata, lo cual desespera a muchos practicantes.

Algunos opinarán que la paciencia y perseverancia inculcadas en el estudio exclusivo de Kata, es muy deseable incluso perseguido intencionalmente como objetivo de la práctica. La cultivación del carácter, atención constante a los detalles, concentración y otros atributos del guerrero, se convierten en el objeto del entrenamiento para el samurai de la calle y la batalla real: la vida diaria.

Sin embargo no hay que discriminar el sparring como método de entrenamiento por completo, ya que estaríamos tirando una parte integral del aprendizaje del sistema y privando a los estudiantes de beneficios que sólo se logran de esta manera. Es parte de la historia de la escuela clásica y si bien ya no practicamos “combate” libre con la misma intención militar de antaño, nos gana los mismos atributos. Nos otorga un entendimiento más profundo del sistema y las estrategias más avanzadas parte de nuestra tradición. Solo hay que cuidar que no se convierta en el objeto de la práctica y sobre todo siempre practicar los fundamentos del sistema para nunca dejar de desarrollar técnica correcta. Recuerda, el sparring es sólo una herramienta más junto con la Kata, condicionamiento físico y otras áreas.

Les comparto que en nuestro Dojo en Mexicali practicamos de vez en cuando “sparring” en las clases de espada samurai tradicional o Kenjutsu, al cual le llamamos “jigeiko”. Similar al “randori” del judo (a veces uso ese término en clase por mis antecedentes en judo), es una práctica libre donde no importa el resultado (no hay ganador) sino el practicar diferentes técnicas y tácticas para mejorarlas y comprenderlas mejor. No empleamos “bogu” o protectores ni el shinai típico del Kendo, sino un antecesor llamado “fukuroshinai”. Es una espada de bambú, más flexible que el shinai, y cubierto en una funda de cuero que nos protege de las astillas.

Tengan claro el objetivo de su entrenamiento y busquen la manera más honesta y eficiente de alcanzarlo. Este es el fin último del estudio de las artes marciales y la estrategia militar.

Un comentario sobre ““Sparring” en el Estudio del Kenjutsu Tradicional

  1. Excelente artículo. Las artes marciales surgen con un objetivo práctico y claro para su contexto, y es hacerles justicia mantener ese acercamiento, para entender su funcionalidad. Los Sparrings deben cubrir hoy en día la misma necesidad que cubrieron siglos atrás durante el uso práctico del arte marcial en su debido contexto, como una herramienta de entrenamiento para el arte mismo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s